La Península Ibérica, una joya subterránea

Bisonte de Altamira. La Península Ibérica, una joya subterránea
Sep 11 2019

La Península Ibérica, una joya subterránea

Cuando se determina que España es uno de los destinos turísticos más importantes del mundo, esta afirmación, que se puede corroborar estadísticamente, nos conduce mentalmente a pensar en ejemplos de su riqueza histórica o artística, y por supuesto cultural, mezcla de fusiones.

Así monumentos como la Alhambra, la Mezquita de Córdoba, la catedral de Santiago, la de Burgos, la de Toledo, y otras tantas, el Alcázar de Toledo y Segovia, algunos más modernos como la Sagrada familia, el museo Guggenheim o la Puerta de Alcalá. Junto a estas edificaciones encontramos además un amplio abanico de museos, parajes naturales, o centros de ocio todos ellos de gran interés para el viajero.

Sin embargo todo esto representa una pequeña muestra de los encantos peninsulares. ¿Qué decir de todos esos otros enclaves que podemos encontrar bajo tierra?¿Tiene algo que envidiar la riqueza del subsuelo contruída a través de procesos geológicos a lo largo de millones de años a estas joyas enumeradas anteriormente?

Vamos a detenernos un momento en el patrimonio artístico subterráneo. Ejemplos hay muchos y conforman una oferta muy diversa.

  • Las cuevas de Altamira, o Ekainberri en el norte de la Península nos muestran los hallazgos pictóricos de nuestros antecesores prehistóricos, que con medios muy básicos trataron de trasladar su impulso artístico, pintando momentos cotidianos que han perdurado al paso de los años.
  • Las cuevas del Drach, el Soplao, Urdax, Nerja o Pozalagua nos deleitan siempre con sus construcciones pétreas de estalactitas, estalagmitas de diferentes tamaños, colores o materiales. Son un buen sitio para explorar el interior de la Tierra.
  • Por último hay otro tipo de cuevas creadas por las actividades humanas en la búsqueda de recursos materiales como el carbón, minerales variados y así hay ejemplos en Río Tinto, Almadén, Utrillas o el Entrego en Asturias. Son cavidades fabricadas por el hombre a lo largo de años y que hoy en día se acondicionan y se integran en actividades museísticas de interés cultural.

Como se aprecia la oferta es singular, variada, en formatos diferentes, y dirigidas siempre a todos los públicos. Su puesta en valor depende del interés que se muestre por conocer estos lugares tan diferentes a lo que vemos habitualmente en nuestra vida cotidiana. En el plano más emocional los más pequeños siempre han sentido atracción por la mística de las cuevas, pero también los más mayores. Cuando accedemos a las entrañas de la Tierra siempre sentimos como un imán que impulsa a los humanos a conocer qué hallazgos se encontrarán en las galerías interiores. Hoy en día el avance científico y el esfuerzo de acondicionamiento realizado por las diferentes administraciones permiten que todos podamos disfrutar de estas pequeñas joyas siempre muy interesantes.

Dejar un comentario

Su dirección de email no será publicada.

Información sobre protección de datos:

Los comentarios son revisados y aprobados por el responsable antes de publicarlos

  • Responsable: Mario González Blanco
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Durante cuanto tiempo: Hasta que tú lo decidas
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Información, Acceso, Opisición, Rectificación, Olvido, Portabilidad, Limitar, No ser objeto de decisiones individualizadas y Presentar una reclamación ante la autoridad de control
  • Contacto: [email protected]
  • Información adicional: Más información en nuestra Política de Privacidad

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.